Logo de Hechos Criollos

Origen de las fuerzas armadas venezolanas

Germán Jiménez

Autor

Imagen de soldado hecho con IA

Apóyanos en Patreon

Únete a nuestra comunidad en Patreon y apóyanos suscribiéndote. Tan solo $3 mensuales nos ayuda a mantener este proyecto.

Las Fuerzas Armadas Venezolanas, como institución, pueden tener como antecedente con Cipriano Castro, un caudillo y presidente controversial que pasó a la historia por dar comienzo a lo que algunos historiadores denominan la «Hegemonía andina». Durante su gobierno, entre 1905 y 1907, Castro mandó a construir en la Planicie del Calvario de Caracas un edificio que se llamaría la Academia Militar.

Sin embargo, aunque Cipriano Castro puso la primera piedra, fue Juan Vicente Gómez quien, en 1911, hizo realidad la Escuela Militar y Naval, inaugurándola en aquel edificio durante las festividades del «Centenario de la Independencia». La organización técnica de la Escuela estuvo a cargo del General Félix Galavís y el Coronel Samuel Max-Gill. Por otro lado, el General Julio Zavarce y el Coronel March Duplat trabajaron en la creación de la Escuela de Aplicación para Oficiales y la Escuela de Clases.

El Ministro de Guerra, Dr. Carlos Jiménez Rebolledo, y el entonces Director de Guerra, Eleazar López Contreras, pusieron en marcha las reformas militares continuando el legado del General Cipriano Castro. Estas reformas incluyeron la creación de la Ley de Formación y Reemplazo de las Fuerzas de Tierra y Mar, y los Reglamentos Orgánicos de Servicios de Guarnición, de Campaña y de Aviación Militar.

Una República, una Fuerza

En 1921, siendo Ministro de Guerra, Eleazar López Contreras, se promulgó una ley que puso fin a las milicias armadas de los Estados, ordenando así las autoridades militares, políticas y civiles. Esta ley regulaba el sorteo, llamamiento a filas, licenciamiento y paso a la reserva de los ciudadanos, representando un paso importante hacia la unidad de Venezuela como nación, que había estado trágicamente dividida por guerras entre estados y caudillos.

En 1937, se decretaron diversas reformas y creaciones: la Dirección de Gabinete, la Dirección General de la Aviación, el Regimiento de Aviación No. 1, el Batallón Tipo Moderno «Venezuela», la Escuela de Aplicación para Oficiales, la Compañía de Infantería de Marina, la Escuela de Aviación Civil, el Curso de Ingeniería Militar, la Escuela de Clases de la Grita, la Línea Aeropostal Venezolana y el Curso de Estado Mayor, entre otras.

Para mejorar la formación de los militares, se contrató personal extranjero con el fin de cooperar en la enseñanza militar, naval y aeronáutica. Además, se crearon cursos de perfeccionamiento en el manejo de material de guerra automático.

Se instauró el Día del Ejército, se fundó la Sociedad de Socorro para Militares, una caja de ahorro, y se construyeron viviendas oficiales. También se adquirieron las unidades navales General Soublette, General Urdaneta y El Leandro, así como nuevo armamento de artillería, equipos de entrenamiento y de combate para la aviación civil.

La Consolidación de una Fuerza Armada Moderna

La evolución de las Fuerzas Armadas Venezolanas durante las primeras décadas del siglo XX refleja un proceso de modernización y unificación crucial para la estabilidad y el desarrollo del país. Desde los primeros esfuerzos de Cipriano Castro hasta las reformas estructurales de Juan Vicente Gómez y Eleazar López Contreras, cada paso representó un avance hacia una fuerza militar más profesional y cohesionada.

La creación de instituciones educativas militares, la profesionalización de sus miembros y la adquisición de tecnología moderna fueron elementos clave para fortalecer la defensa nacional y consolidar la unidad de Venezuela como nación. Estas iniciativas sentaron las bases para el desarrollo continuo y la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas en los años posteriores.

Más para leer

Redes sociales

Más para leer

Indígena hombre y mujer uno al frente de otro, en medio de la selva.

El mito del castigo de Danta

Análisis del castigo de Danta, un mito piapoco, de autor desconocido, que forman parte de los mitos y leyendas venezolanos.